“La Empatía” Entenderla para entender a los demás

Print Friendly

Portada del libro "LA EMPATÍA" Entenderla para entender a los demás. Autor: Luis Moya- Albiol Plataforma editorial 2014

Soy ante todo, la madre de una persona con autismo. Mi relación con el autor de este libro, está condicionada por esta razón. El Dr. Moya-Albiol, se ha preocupado por nosotros, por los padres y madres que cuidamos de nuestros hijos con autismo. Se ha preocupado por estudiar nuestro grado de estrés, las repercusiones que ese estrés crónico podían tener sobre nuestra salud y no solo se ha limitado a eso, una vez constatada la realidad de nuestra situación, ha buscado y sigue buscando diversas maneras de ayudarnos a controlar ese estrés, mediante terapias psicológicas diversas.

A lo largo de los 28 años de vida en común con mi hijo con autismo, un sueño o un deseo (no sabría muy bien cómo llamarlo), ha llamado insistentemente a mi mente y a mi corazón, como una necesidad imperiosa, como la espera de un milagro, que sé positivamente que hoy por hoy, es imposible.

Es el deseo de poder entrar por “un rato” en su mente, para entenderlo desde dentro, para ver el mundo como él lo ve y entendiéndolo mejor, poderlo ayudar más. En realidad, lo que estoy deseando de forma desesperada, es poder ser mas “empática” con él.

Dice el Dr. Moya-Albiol en este libro que existe una empatía cognitiva y una empatía emocional. La empatía emocional con mi hijo, está garantizada: lo observo, lo escucho, me esfuerzo en comprenderlo, se cuando está triste y cuando está contento, hasta puedo anticipar cuando las cosas van a ir bien o mal por las señales que emite la expresión de su rostro o su conducta, casi podría decir que forma parte de mi misma, pero ¿Cómo puedo llegar a ponerme en su lugar desde un punto de vista cognitivo? ¡Que difícil saber cómo funciona su mente! ¿Como se ve el mundo, desde un cerebro que se ha desarrollado de esta manera peculiar que denominamos autismo?

Cuando en ocasiones tenemos que explicar las características de las personas con autismo, solemos comparar con otros tipos de dificultades que son más fáciles de comprender. Todos podemos taparnos los ojos e imaginar “como sería un mundo sin vista” o taparnos los oídos e imaginar “el mundo sin sonidos”, podemos sentarnos en una silla de ruedas y recorrer la ciudad y sentir las enormes dificultades de las personas que tienen que moverse de esta manera.

Pero, ¿cómo comprendemos las dificultades de las personas con autismo? ¿Cómo ponernos en su lugar?

He leído con mucho interés el Libro sobre la empatía de Luis Moya-Albiol, me ha hecho pensar, reflexionar, he aprendido. Es un libro para releer, para seguir pensando, para seguir reflexionando, para seguir deseando comprender.

Agradezco al autor que haya dedicado un capitulo a los trastornos del espectro autista, agradezco su sensibilidad y su implicación. Las madres y padres de estas personas , nos sentimos esperanzados cada vez que constatamos que profesionales sólidos y preparados, se preocupan por el autismo desde cualquier perspectiva.

Dice el autor en el libro “que una característica singular del autismo es la falta de empatía” .

La dificultad de “ponerse en el lugar del otro” ya se definió con la teoría de la mente, a finales del siglo pasado y ayudó a dar un paso más, en la comprensión de los mecanismos que conformaban esa complicada forma de desarrollo, que da lugar a que una persona, que denominamos está dentro del espectro del autismo, tenga una forma peculiar de estar y comprender el mundo.

Se habla en el libro también, de aspectos neurobiológicos de la empatía (Desarrollo cerebral, neuronas espejo, hormonas…) ¿Puede significar esto, una vía de comprensión, de futuros diagnósticos y de posibilidades de tratamientos futuros? ¿Hay en el estudio de la empatía una esperanza en la investigación del autismo?

“Ponerse en el lugar del otro”, cuantos conflictos, cuantos problemas dejarían de existir si fuéramos capaces de hacerlo.

Si seguimos avanzando en el conocimiento de la empatía y en sus bases neurobiológicas, si conseguimos esa comprensión, ¿no estaremos en el camino de conseguir una importante mejora de las relaciones humanas? ¿Podremos por este camino, avanzar hacia esa sociedad justa y solidaria que nos haría a todos más felices?

Y por último señalar, que las personas como el Dr. Moya-Albiol, que hacen un esfuerzo por transmitir al gran público los conocimiento científicos, que procuran “hacer fácil lo difícil” y ponerlo al servicio de la sociedad están colaborando ya de esta manera a conseguir esa sociedad más solidaria.

Fdo: Amparo Fabra Belenguer

Presidenta de la Asociación Valenciana de Padres de Personas con Autismo (APNAV)

Médico especialista en Endocrinología y Nutrición.

Valencia a 10 de marzo de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s