A los niños con autismo hay que integrarlos

Print Friendly

Este problema de comunicación pasa inadvertido hasta el primer año de edad. Los menores afectados no presentan diferencias físicas con los chicos normales. Autismo ¿qué es? Pero mientras eso ocurre los niños con autismo siguen con sus propias vidas, en un mundo donde se tejen muchos mitos que la familia debe romper para llegar a él.

La ciencia ni siquiera da precisiones sobre las causas de este desorden en el desarrollo de las funciones del cerebro. Lo que sí es cierto es que el niño con autismo es “especial” y sus padres y allegados lo pueden ayudar a llevar una vida más o menos normal, incluso estudiar y concluir su bachillerato, con el apoyo profesional.

A criterio de la psicóloga Piedad Ortega de Spurrier, el autismo es un desorden que afecta la manera cómo el niño percibe y aprende de sus experiencias. La dificultad es marcada desde los primeros meses de vida, pero los padres se percatan solo cuando el menor habla. “Notan que tienen un estilo de comunicación distinta y el desarrollo del habla es más lenta y peculiar”.

Una de las características básicas es la repetición como parlantes de frases y palabras (lenguaje ecolálico). Generalmente no fijan la mirada, no se refieren a ellos como “yo” sino como tercera persona y en algunos casos no hablan.

Las recomendaciones para padres de niños con autismo es que les ayuden a comprender, organizar su mundo y anticipen lo que va suceder. Los niños pueden sentir angustia si la perciben en los padres. Nancy Gutiérrez, madre de Melisa Chávez, una niña con autismo de seis años, lo entiende muy bien.

Desde los primeros meses de vida de la niña, sospechó que no era normal. Recibió un diagnóstico preliminar a los 11 meses, cuando le dijeron a Nancy que podría tratarse de autismo. “Sé que Melisa no se va curar, pero durante los seis años he aprendido que no hay que desesperarse. Hay que armarse de paciencia y ayudarles”.

Pero también los progenitores tienen que aceptar que los hijos con autismo tienen fortalezas y debilidades, y hay que identificar cuáles son. Las fortalezas se deben apuntalar y, con asesoramiento, es posible revertir algunas de las dificultades que enfrenta el menor que tiene el trastorno.

Los padres tienen que respetar el ritmo de sus hijos. Ellos sí se relacionan con los demás pero hay que entender sus necesidades y su modo especial de ver la realidad. No hay que hablar demasiado, ni muy de prisa. Las palabras son aire que no pesa para los ´normales´, pero pueden ser una carga abultada para los niños y adultos con autismo. Pero la familia tiene que entender que un menor con autismo no es solo eso, es un niño, adolescente o adulto, al que le gusta jugar y divertirse, y que quiere que sus padres y las personas cercanas, se sientan satisfechas cuando haga las cosas bien.

Soledad Ramírez, pedagoga terapeuta con 20 años de experiencia tratando con autismo, clasifica el trastorno en dos categorías: La primera, en la que se ubican los pacientes que necesitarán ayuda toda su vida porque no dominan nada del lenguaje. Y la segunda, en la que están aquellos que con una terapia apropiada acudirán a la escuela, colegio y terminan su bachillerato.

Los estudios aseguran que las personas con autismo no toleran ser tocados y eso llega a desconcertar a los padres, pero sí pueden aprender a relacionarse con otros y disfrutar de la compañía de seres de su misma edad.

Para conseguir la atención del niño hay que acercarse para hablar y abordar los temas que a él le interesen. De esa manera se puede llegar a mantener conversaciones largas. Pero también es cierto que tienen dificultad en comenzar, mantener o terminar de hablar sobre un mismo tema.

Paradójicamente aunque no miran de frente, su fortaleza está en el lenguaje visual, pues manejan una muy buena percepción y tienen excelente memoria. Si se les da una vía de comunicación son sociables, pero no existe una receta en el aprendizaje, ellos captan de manera individual.

Un sistema de aprendizaje en el autismo es el programa Teachh, que se maneja a través de fotos de actividades, las cuales son entregadas al menor para que las vea y las imite.

Se creó un club de ayuda

Las Voluntarias del Hospital Psiquiátrico Lorenzo Ponce de Guayaquil abrirán este mes un nuevo espacio para los niños con autismo. “Atesorando gotas”, es el nombre de una aula recreativa donde se espera atender a los niños que acuden a la consulta externa. Allí se ha conformado un grupo multidisciplinario de psiquiatras, psicólogas y terapeutas que se encargarán de dar atención personalizada a los niños y orientar a los padres sobre cómo enfrentar la enfermedad.

Hortensia de Alvear, voluntaria del hospital y madre de un menor con autismo, explica que “Atesorando gotas” nace como una alternativa para los padres que se sienten confundidos y que requieren ayuda profesional.

Al momento, el centro cuenta con cuatro niños que reciben ayuda. Adicionalmente se cita a los padres y madres, una vez a la semana, para orientarlos. 12 padres se han inscrito para compartir sus dudas. Información en el 04-2-396969 ó 2-396869 .

Las claves del silencio

¿Quiénes diagnostican? Para el diagnóstico se necesita de un equipo multidisciplinario. Un pediatra, que detecta si el niño no reacciona normalmente; un psicólogo clínico, que descubre una conducta diferente al niño de su edad; y, una pedagoga que establecerá los problemas de aprendizaje.

No viven su propio mundo. Existe un error cuando se piensa que los niños con autismo viven su propio mundo. A ellos les gusta la compañía de los demás. No los aísle, recuerde que les cuesta aprender.

Mucha paciencia: El soporte de toda familia que tiene un niño con autismo es la paciencia, no se angustie, respete su ritmo. Acéptelo como es, recuerde que siempre tendrá autismo.

Reconozca si tiene autismo leve: Cuando el diagnóstico del niño con autismo es leve, este reconoce, habla entiende y está capacitado para terminar su educación básica, es decir la primaria y secundaria.

Observatorio de los derechos humanos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s