Más allá del autismo

Print Friendly

La aplicación de técnicas de interacción multisensorial y multimodal en el mundo de las personas autistas tiene el potencial de acercar dos mundos habitualmente muy distantes. La visualización adquiere así una nueva dimensión.


MEDIATE es un espacio dirigido a niños y niñas autistas, cuyo objetivo es validar un nuevo tipo de entorno inmersivo, inteligente y multisensorial que reacciona ante la presencia y movimientos del usuario.

Es, a la vez, un proyecto financiado por la Comisión Europea en el que participan el “Responsive Environments Centre” de la Universidad de Portsmouth, Inglaterra, líder del consorcio, la Hogeschool voor de Kunsten Utrecht en Holanda, el Institut Universitari del Audiovisual de la Universitat Pompeu Fabra en España, el Instituto de Psiquiatría del Kings College of London en Inglaterra y la empresa inglesa Show Connections Limited

El problema al que intenta aproximarse es el de la comunicación entre los niños autistas y su entorno. Los niños con autismo profundo no se comunican con el resto de nosotros o lo hacen con gran dificultad. Suelen no responder a su propio nombre y tienen importantes limitaciones para interpretar la entonación de la voz, las expresiones faciales y en general para interpretar las emociones de otras personas.

Las personas con autismo responden a menudo a estímulos sensoriales como el sonido o el tacto de formas inusuales para nosotros. En muchos casos presentan una sensibilidad reducida al dolor mientras que pueden ser hipersensibles a otro tipo de sensaciones, lo que a veces se argumenta como explicación de que muchos de ellos se resisten a ser abrazados. (véase por ejemplo la página web del NINDS)

En definitiva, es muy difícil para nosotros introducirnos en el mundo de los autistas tanto como es difícil para ellos interactuar con nuestro mundo.

MEDIATE intenta tender un puente multisensorial entre la interacción de los niños autistas y el mundo que les rodea y es, a la vez, un importante reto de la investigación de la interacción persona-ordenador en el que la interfaz de interacción es simplemente la expresión corporal de la persona que lo usa.

El objetivo profundo del proyecto es, principalmente, que los niños y sus familiares se diviertan. Esto, que puede parecer una superficialidad, es un importante reto cuando de autismo profundo se trata. Subsidiariamente se pretende conseguir que las expresiones que el entorno libera por parte de los autistas sirvan para que tanto familiares como psicólogos, educadores cuidadores e investigadores entiendan mejor el mundo en el que viven esta personas.

No tiene, por tanto, un objetivo terapéutico, aunque una mayor comprensión de este desorden podría conducir a mejores prácticas terapéuticas. Los aspectos éticos de este proyecto se han llevado con mucho rigor y se ha recibido el asesoramiento de expertos para estos aspectos del proyecto.

espai_panorama2.jpg (48944 bytes)
espai_es.gif (22909 bytes)Espacio de MEDIATE. Consiste en una estancia hexagonal irregular con dos paredes ocupadas por pantallas, dos paredes con elementos vibro-táctiles y otras dos paredes inertes en una de las cuales se halla la entrada.
Fuente: cortesía del grup d’Experimentació en Comunicació Interactiva de la Universitat Pompeu Fabra.
Pulsa sobre la imagen para agrandarla

El entorno inmersivo de MEDIATE es un espacio hexagonal irregular (ver figura adjunta) al que se accede por una rampa cubierta que permite una entrada gradual al recinto. Dos de las paredes son grandes pantallas (de 3 x 2,35 metros) en las que se proyectan motivos visuales interactivos con los que el usuario interacciona por el mero hecho de acercarse o moverse. Otras dos paredes contienen elementos vibrotáctiles que reaccionan ante la presión al tocarlos o apoyarse contra ellos. En una de ellas los elementos están recubiertos por superficies de texturas diferentes como cuero, madera o corcho.

Técnicamente el sistema es considerablemente complejo. Dispone de nueve cámaras de video que captan los movimientos del niño o niña e informan al sistema informático de su localización y movimientos. Cinco micrófonos recogen los sonidos que emite el usuario y ciertas zonas son sensibles a la presión táctil. Todos estos dispositivos informan continuamente de la actividad del usuario a un sistema central que integra toda la información y reacciona en forma visual, sonora o vibrotáctil en función de la misma.

Esta “inteligencia” del sistema se ha adaptado a las necesidades de los niños y niñas autistas. Al inicio de la sesión el sistema reacciona con estímulos de bajo nivel que van aumentando en variedad e intensidad en función del comportamiento del usuario. Por ejemplo, si el sistema detecta que el usuario está cayendo en un patrón de movimientos repetitivos (habitual en el autismo) reduce la intensidad de los estímulos para favorecer la aparición de otros comportamientos más originales, algo de difícil consecución para estas personas.

Especialmente interesante me parece la interacción visual, que he tenido la oportunidad de ver e interactuar con ella en las instalaciones del grup d’Experimentació en Comunicació Interactiva de la Pompeu Fabra.

control_tecnic_1[1].jpg (67376 bytes)
MEDIATE: Motivo basado en partículas. Cuando el usuario se acerca, los cuadrado cercanos se agrandan. La pantalla muestra ondas de colores en función del movimiento del cuerpo.
Fuente:
cortesía del grup d’Experimentació en Comunicació Interactiva de la Universitat Pompeu Fabra.
Pulsa sobre la imagen para agrandarla
MEDIATE: Parte del centro de control del sistema. El sistema de integración de toda la información que llega de los múltiples controles es notablemente sofisticado. Aquí reside la “inteligencia” de MEDIATE .
Fuente:
cortesía del grup d’Experimentació en Comunicació Interactiva de la Universitat Pompeu Fabra.
Pulsa sobre la imagen para agrandarla

Los motivos que se presentan durante la interacción son abstractos y compuestos básicamente por partículas. Ello es debido a que los autistas muestran una gran atención por los elementos y detalles que constituyen un todo mientras que el todo mismo parece pasarles desapercibido. Se han probado diversos motivos que se han aceptado o rechazado como resultado de la satisfacción o no en la interacción con los usuarios.

Uno de ellos es un conjunto de partículas cuadradas de colores diversos que aumentan de tamaño al acercarse. Moviendo los brazos o tocando la superficie de la pantalla se generan unas “ondas” de colores que se gobiernan de forma unívoca con el cuerpo.

He tenido la oportunidad de interaccionar con uno de los motivos denominado “Fullaraca” (hojarasca). En el mismo se disponen gran cantidad de cuadrados de diversos tamaños y tonalidades de verde que recuerdan hojas en el suelo. Moviendo los brazos se pueden “recoger” hojas y crear corrientes de aire virtuales que hacen subir las “hojas” que vuelven a caer bajo una gravedad virtual.

fullaraca2.gif (90572 bytes) fullaraca.gif (120003 bytes)
Fullaraca (hojarasca) uno del los modelos preliminares de interacción. El usuario interacciona con todo su cuerpo con las “hojas” que se pueden acumular en los brazos o crear “corrientes de aire” que las levantan y dispersan. A la izquierda un usuario (Narcís Parés, investigador principal del proyecto por parte de la UPF) interactuando. A la derecha un modelo generado por ordenador para una interacción similar.
Fuente: cortesía del grup d’Experimentació en Comunicació Interactiva de la Universitat Pompeu Fabra.
Pulsa sobre la imagen para agrandarla

La sensación de libertad en la interacción y de poder usar movimientos y gestos completamente naturales y habituales en la vida diaria (a diferencia de ratón y teclado) me impactaron notablemente. “Hojarasca” se desestimo para los niños autistas dado que las partículas exhiben comportamientos con demasiada aleatoriedad (vida propia si se quiere) lo que resulto inapropiado para los autistas que requieren predecibilidad y que tienen importantes dificultades para el comportamiento imaginativo.

MEDIATE ha resultado una experiencia muy interesante en el campo del autismo, pero también en la experimentación de la interacción multisensorial y multimodal.

Aunque estamos muy lejos aún de relacionarnos con los dispositivos de la vida diaria como el ordenador o el DVD mediante nuestra simple presencia y gestos naturales, la facilidad y libertad que potencialmente ofrece este tipo de interacción me ha impactado muy positivamente. Queda mucho por ver…

Enlaces de este artículo:

www.iua.upf.es/eic/mediate/index.htm
www.ninds.nih.gov/health_and_medical/pubs/autismo.htm
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s