Vamos a contar un cuento … calladitos

Print Friendly

Contar no es hablar o no necesariamente lo es. Si vamos a contar un cuento tenemos a nuestro alcance otras posibilidades que en el caso de los niños y niñas con habilidades diferentes son más eficaces.

Lo que importa es comunicarnos…

Cuando hablamos de comunicación no podemos olvidar que la comunicación no verbal revela más información que la verbal y que cotidianamente nos expresamos más a través de ella que con las palabras. Finalmente, lo que importa es comunicarnos y aunque quisiéramos que nuestros infantes hablaran o hablaran más, precisamente la comunicación no verbal mediante la expresión a través de gestos del rostro, los signos con las manos y movimientos con el cuerpo…pueden, y de hecho lo hacen, acelerar el proceso del habla.

Contar un cuento…juntos

Pero ahora lo que nos importa es contar un cuento y algo más…CONTARLO JUNTOS. Para ello vamos a recurrir al teatro de imágenes. Prepárense toda la familia o todos los amigos o los vecinos…que comienza la función. Es sencillo. Se elige un cuento conocido y pensamos en 7 imágenes que “cuenten” el cuento. Pueden recordar eso que nos enseñaron en el colegio de “Presentación, nudo y desenlace”. Alguien se ocupará de coordinar a quienes van a posar y otra persona también se quedará fuera de las imágenes para hacer fotografías de cada imagen.

Un ejemplo: Caperucita roja

Imagen1: Mamá da la cestita a Caperucita. Imagen 2: Caperucita va cantando alegre y feliz. Imagen 3: El lobo acecha detrás de un árbol a Caperucita. (Por cierto, si se quiere se puede pintar un árbol en papel, recortarlo y colocarlo como escenografía. Pero si algo tiene el teatro es que la imaginación inventa realidades y además nos ahorra dinero y tiempo. Sencillamente el lobo puede esconderse detrás de una cortina y sacar su cabecita). Imagen 4: El lobo se come a la abuelita (no hace falta que el lobo se coma a nadie, en nuestro cuento el lobo sencillamente la asusta y la abuelita sale corriendo). Imagen 5: En la quinta imagen Caperucita está con el lobo. Imagen 6: Un cazador va corriendo detrás del lobo. ¿Y en la séptima imagen? Pues como todo salió muy bien, los participantes se hacen una foto juntos, incluyendo al lobo que si se mira con otros ojos su único delito era que tenía hambre.

Y ya está. Esto solo fue un ejemplo. Lo pueden hacer así o “asao”. Lo importante es que hemos hecho teatro en casa y además tenemos un cuento en imágenes. Y como nadie tuvo que hablar todos quedaron INCLUIDOS.

 Acerca del autor:

Tomás Rubio, clown y escritor. Forma parte del equipo de artistas del Centro de Atención Integral para la discapacidad de Santo Domingo (CAID) en República Dominicana. Co-director de TEATRO DIVERGENTE y ARTEATRO, un espacio de arte inclusivo. Se formó en Teatro Sanador en la Escuela Internacional Neijing.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s