La Organización Mundial de la Salud y el Autismo

Print Friendly

oms

En la pasada reunión del 23 de mayo, la Organización Mundial de la Salud aprobó la estrategia de sobre medicina tradicional para el período 2014-2023. A destacar la puesta en marcha del nuevo plan de acción mundial de la OMS sobre discapacidad 2014-2021, cuyos objetivos principales residen en la promoción de la salud y la calidad de vida de los 1.000 millones de personas con discapacidad de todo el mundo mediante la ampliación del acceso a la atención sanitaria, la creación de nuevos servicios y el fortalecimiento de los servicios y tecnologías existentes que ayuden a las personas discapacitadas a adquirir o restablecer aptitudes y funciones. También se orienta a mejorar los datos y la investigación. Y de igual forma se instó a los Estados Miembros a que incluyeran las necesidades de las personas con Trastornos del Espectro del Autismo y otros trastornos del desarrollo en las políticas y los programas relativos a la salud y el desarrollo del niño y el adolescente..

Este punto, relativo a los Trastornos del Espectro del Autismo, adquiere día a día más relevancia sobre el papel, aunque en la práctica la mayoría de las personas con Trastornos del Espectro del Autismo y sus familias no reciben ninguna prestación de los sistemas públicos de salud y bienestar social. Salvo programas privados, con costos de muy difícil asunción para las familias.

Dentro del Plan de Acción de la OMS sobre salud mental 2013-2020, se pretende integrar información estadística y epidemiológica que conduzca a la elaboración de un mapa mundial que nos sirva de guía para una mejor elaboración de sistemas de vigilancia sanitaria para facilitar la obtención de datos sobre los Trastornos del Espectro del Autismo y asegurar que los países estén mejor preparados para diagnosticar y tratar esos trastornos. Esto implica obviamente la consecución de los recursos necesarios para llevar a cabo este programa.

A pesar de que la gran mayoría de países miembros de la OMS han firmado y ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad y su Protocolo Facultativo, el esfuerzo por la adecuación de los marcos legales nacionales a la citada Convención es muy bajo. Este hecho incide, no solo en los aspectos relativos a los derechos de los ciudadanos del colectivo, sino que afecta directa y negativamente en la dificultad de poner en marcha protocolos y procedimientos encaminados a fortalecer las capacidades de los países para hacer frente a los Trastornos del Espectro del Autismo y a otros trastornos del desarrollo; facilitar la movilización de recursos; interactuar con redes relacionadas con el autismo; y realizar un seguimiento de los progresos.

En la misma línea, la OMS incide en la necesidad de desarrollar campañas de envejecimiento activo y de cuidados paliativos como un componente de la atención integral a las personas. Y se sigue conminando a los estados miembros a llevar a cabo programas de información y concienciación destinados a erradicar mitos que inciden negativamente en la salud de la población. Las recomendaciones de la OMS no tienen carácter vinculante, pero sí las Convenciones de las Naciones Unidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s