¿Y si todos tenemos autismo? O un amigo… Un nuevo paradigma para comprender el espectro

Print Friendly

Social: El cumpleaños del hermano de la tía de tu pareja a veces puede resultar poco divertido. Hay compañeros de trabajo, de estudio o de equipo con los que preferirías no cruzarte. Hay momentos donde solo te gustaría escuchar el silencio y poder relajarte. Alguna vez has tenido una conversación con alguien en la que poco y nada te importaba lo que el otro te decía, esto dificultaba muchísimo que la atención esté puesta en el tema de conversación. Tal vez esto alguna vez te pasó, o a un amigo…

Comunicación: Tal vez en alguna oportunidad experimentaste la frustrante situación de estar en otro país y no poder hacerte entender. Si vos mismo, con todos los recursos de señas, gestos y símbolos que puedes inventar sigue siendo difícil, imagínate cuando quieres comprender a alguien que no hace ningún esfuerzo para hablarte despacio o brindarte apoyos visuales y gestuales. Incluso si hablas perfectamente el idioma del país en el que te encuentras, ¿no se te escapan las sutilezas sociales, el doble sentido y algún chiste? Tal vez si alguna de estas cosas te suceden prefieras agarrar el celular, un mapa o buscar carteles de ayuda, antes que intentar la imposible tarea de comunicarte con alguien. Tal vez esto alguna vez te pasó, o a un amigo…

Anticipación y Flexibilidad: Cortar la rutina puede ser muy lindo, las vacaciones se disfrutan muchísimo. Pero son pocas las personas que puedan sentirse cómodos sin una agenda diaria, una rutina de horarios, actividades cada día, etc. Y tal vez esa sensación hermosa de irse de vacaciones y “cortar” se pueda sentir por existir el orden. Sin ese orden tal vez las agencias de viajes no existirían. Suspender planes, otro tema a veces difícil de digerir. Es probable que sientas una sensación muy fea y de bronca cuando tu cabeza se preparó y fue anticipando que unos días o unas horas vas a realizar algo y por distintos motivos se suspenda. Estabas pegándote un baño, habías agarrado el champú, tu pelo estaba repleto de espuma y se cortó el agua, y la luz. Esos segundos en que el cerebro se pone en blanco y no encuentras una salida puede ser tremendo. Los números pares te tranquilizan, el aire acondicionado siempre en 22 o 24, los cuadros tienen que estar derechos y si vas caminando por la calle a veces hay baldosas de un color que preferís no pisar. Tal vez esto alguna vez te pasó, o a un amigo…

Sensorialidad: Puede ser que tocar una tiza no te guste. O que en el pizarrón, en lugar de usar la tiza alguien use sus uñas. Ya de pensarlo a mi me molesta. También puede ser que no comprendas como alguien pueda escuchar Arjona, AC DC o cumbia de la buena. Si te encerraran en un cuarto a escuchar algún tipo de música que no te guste a un volumen suficiente, tal vez podría ser un castigo que te haría pensar: que hice para merecer esto? Hay prendas, etiquetas, sueters o tipos de ropa interior que no podes usar. Sabores y olores que a otros les encantan, vos no puedes procesar de la manera adecuada. Tal vez esto algún vez te pasó, o a un amigo…

Intereses restringidos: Hay tantas cosas interesantes en este mundo como personas existen. Pero hay algunas cosas que sobresalen. Hay temas en los que más de uno coinciden en que son geniales y hablarían horas y horas de ello. De hecho les gusta tanto que esa pasión se transforma en su profesión y así surgen artistas, médicos, arquitectos, carniceros, cocineros, etc. Entre los que hoy en día podemos destacar encontramos personas adictas a las redes sociales, expertas en Messi, Maradona o Riquelme, en aviones, en trenes, en cocina gourmet, en historia medieval, en fechas exactas, etc. Es probable que cuando encuentras a una persona que sabe tanto o más que vos del tema sientas un alivio en el cuerpo. Una sobrecarga de endorfinas. Al igual que si encuentras en la TV o en YouTube documentales de ese tema que tanto te interesa y que te gustaría detener todos los demás estímulos que podrían impedirte conectarte con ese momento. Pero tranquilos, somos capaces de darnos cuenta de que la vida está repleta de otras cosas y que no sólo vamos a rodearnos de gente que les interesen las mismas cosas, aunque a veces te gustaría mandar todo al demonio y dejar de hablar de política mientras cenan y de repente todos hablen de Picasso y Van Gogh, ¿no? O de los aviones de la segunda guerra mundial. Tal vez esto alguna vez te pasó, o a un amigo…

Estereotipias: Existen movimientos, por lo general cíclicos y repetitivos que a veces nos ayudan a escapar de otros estímulos que nos están resultando aburridos o molestos. Hay de todo tipo y casi todos tenemos alguno. En una cena, una reunión de trabajo o en clase muchas veces necesitamos tocarnos el pelo, jugar con el lápiz, golpear la suela del zapato con el piso siguiendo un ritmo que termina y vuelve a empezar, dibujar garabatos, etc. En algunos cursos, en la cola del banco, la espera del subte o colectivo podemos encontrar muchos de estos recursos que utiliza la gente. Tal vez esto alguna vez lo hiciste, o un amigo…

Deporte: Jugaste al fútbol toda tu vida, fuiste parte de la buena escuela, pases por abajo y tiki tiki. De golpe te meten en un campo de rugby y no te explican las reglas. Tirarla afuera, bien lejos y a ningún compañero puede ser festejado ¿Qué pasaría por tu cabeza? ¿Qué sentirías? Hay deportes individuales y grupales. Tal vez entrenaste toda tu vida natación o atletismo, a base de esfuerzo, propia superación y una conducta intachable logras lucirte en los torneos nacionales. Los domingos tus amigos te invitan a jugar un torneo amateur de fútbol. El partido iba empatado, faltaban minutos para finalizar pero un rival simula una falta en el área, el árbitro compra y debido a ese penal te vas a tu casa perdiendo 2 a 1 ¿Qué está pasando acá? Otra situación, nunca jugaste al tenis pero falta uno para hacer dobles y no te explicaron el sistema de puntos. Tampoco viste nunca un partido por la TV. Sos más basket o del fútbol en los mundiales. 15-40, 40-40, ventaja, break point, iguales, 1er saque y 2do saque ¿Qué es todo esto? La hacen tan difícil que no te puedes concentrar en pasar la pelota por encima de la red. Hoy en día hay una cultura maratónica, miles y miles de personas se entrenan a diario para correr distintas maratones que se organizan a lo ancho y largo del país. A muchos les encanta, pero sin embargo hay gente que no entiende como pueden correr durante horas sin una pelota en el medio, una táctica grupal o un resultado que te dé la adrenalina de ganar o perder, les parece un embole. Tal vez esto alguna vez te pasó, o a un amigo…

Motricidad: Te consideras una persona coordinada, no haces un papelón si entras a una cancha de casi cualquier deporte. Pero ¿probaste con ponerte a bailar jazz, regueeton, danza clásica o zumba? Intenta hacer algo que nunca hiciste y ver si te tus piernas te responden. Aprender algunos esquemas motores de mayor puede ser muy frustrante si no respetan tus procesos de aprendizaje, se ríen de vos, y no te brindan los apoyos necesarios. Si esto pasa, lo más probable es que dejes la actividad y no quieras volver a repetirlo. Nunca es tarde para aprender nada, siempre estas a tiempo y fomentamos eso, pero si no te sentís cómodo y no te ayudan, tu autoestima de sentirte una “persona coordinada” se puede venir abajo en segundos. Tal vez esto alguna vez te pasó, o a un amigo…


Siempre se ha intentado realizar campañas de concienciación y comprender al autismo desde el autismo mismo. Contando que les pasa a las personas con esta condición. A nuestro entender, esto puede seguir resultando algo complejo para quienes no conviven diariamente con ellos o no se han formado en algún área de la salud o la educación. Con este artículo proponemos el camino inverso. Palabras simples y de la vida cotidiana para comprender que nos pasa a nosotros, los llamados “normales” para sensibilizarnos con lo que le puede pasar a una persona con autismo si gran parte de estos ejemplos se produjeran de manera cotidiana y todos a la vez.

Hasta ahora, en la mayoría de las campañas, se intentó que la sociedad comprendiera todo lo que pasa en la vida de los trastornos del espectro del autismo (TEA) y tal vez nadie los hizo pensar sobre qué pasa en su vida misma.

El cambio al incluir a los autismos como un “ESPECTRO” es algo genial y nos da la posibilidad de incluirnos a nosotros mismos dentro de esa gama multicolor.

Para comprender como procesa el cerebro de una persona con TEA, tal vez sea mucho mas sencillo pensarlo en como procesa el nuestro o el de un amigo ¿Vos en que parte del espectro estás?

Campaña de Concientización – Marcelo Biasatti, Maximiliano Lombardo
TEA, Motricidad y Deporte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s