Un familiar fue diagnosticado de Asperger y no lo creo ¿Qué le digo?

Print Friendly

Querido lector, le voy a contar un secreto: yo soy una persona formalmente diagnosticada de Asperger. Usted tal vez pueda imaginarme escribiendo en mi notebook, mientras me hamaco compulsivamente en la silla del solitario living de mi solitario departamento, de mi solitaria vida ¡Nada más alejado de la verdad! Le estoy escribiendo (sí, a usted) mientras juego con mi hijo y esperamos que llegue la hora en que vuelve papá del trabajo para hablar sobre cómo fue nuestro día. Lo único real del relato imaginario era la notebook.

Bueno, volviendo a su familiar diagnosticado, primero tengamos en cuenta que este artículo está referida a adultos, aunque algunos puntos mencionados valdrán también para los niños, así que ante la duda lo invito a continuar leyendo.

Seguramente usted no confíe en el criterio del profesional que lo ha diagnosticado y por ese motivo pone en duda el mecanismo por el cual emitió dicho diagnóstico. Entonces paso a comentarle una cosa: muy pocos profesionales están capacitados para diagnosticar una condición del espectro del autismo (el Asperger se incluye dentro de éste espectro), ya que hay estrategias bien estudiadas y determinadas para esto ¿Entonces, el resto de los profesionales, es decir, quienes que no se han capacitado, despilfarran diagnósticos “sin tón ni son”? La respuesta es un rotundo NO, por el contrario: quien no se han capacitado no sólo que no lo diagnostica, sino que comúnmente lo pasa por alto e inclusive, cuando el mismo paciente le manifiesta sus sospechas, las suele desestimar. Y sí, es posible que las sospechas de Asperger en una persona adulta sean minimizadas, ya que ésta condición se manifiesta en una serie de sutilezas (aunque muy específicas) que muy fácilmente pueden ser pasadas por alto por quien no es conocedor y estudioso en el tema (y entre ellos, probablemente usted).

Ahora, y ya que estamos en confianza, le cuento otro secreto: yo puedo hacer más o menos lo mismo que todos los demás. Bueno, apegándonos a la verdad, debo decir que es imposible que exista una persona que pueda hacer todo lo mismo que los demás, por ejemplo, dudo que usted pueda hacer las mismas piruetas que un artista del «Cirque du Soleil».

Volviendo a lo nuestro: Yo tengo dificultades en algunas áreas, sobre todo en lo que implica la socialización y la manipulación de objetos externos. Pero, lo que me falta de entendimiento a primera vista, me sobra en capacidad de abstracción: si me cuesta entender el funcionamiento de algo, hasta que no termino de entenderlo, no descanso ¿Conoce el dicho “más terca que una mula”? Bueno, creo que entre las mulas bromean acusándose ser mas tercas que yo.

En cuanto a la socialización, puedo tener mis momentos sociales, solo que los limito, porque me agotan. Inclusive estando en plena situación social tengo la capacidad de ponerme “en automático” cuando me saturo o cuando la conversación no es de mi interés; algo así como cuando Homer Simpson piensa en monitos tocando platillos. Pero, todo esto no es gratuito, es demasiada energía la que debo emplear en hacer algo que no surge naturalmente en mí y mucha ansiedad que manejar, por lo cual no me puedo forzar a hacer lo que me cuesta ni todo el día, ni todos los días. Si no haga usted mismo la prueba: intente hacer en éste mismo momento una pirueta en el aire como un artista circense ¿ha visto que difícil? ¿Ha quedado “de cama”? Bueno, a mi las piruetas sociales me dejan en ese mismo estado, pero le aseguro que ante los ojos de nadie voy a derrumbarme, a diferencia de usted ¡si es que realmente intentó hacerse el acróbata ruso!

Con todo esto voy a que, por más cercana que sea una persona, para su entorno puede ser realmente complicado darse cuenta que ésta tiene Asperger, ya que es muy difícil captar sus manifestaciones, la mayoría son internas y la persona ha pasado muchos años intentando ocultarlas y creando estrategias para hacerlo exitosamente.

Sí, el ocultar éstas dificultades es un trabajo arduo que implica mucho tiempo, y, sin embargo, su familiar en algún momento ha sentido que esa era una carga muy pesada para su espalda y por eso buscó un diagnóstico formal, y ahora está frente a usted tratando de compartirlo y de decirle: -a partir de ahora quiero dejar de ocultar cómo me siento y cómo soy, y lo quiero compartir contigo- Así que piense muy bien su respuesta.

Entonces, si su duda es: “un familiar fue diagnosticado de Asperger y yo no creo que el diagnóstico sea correcto, ¿qué le digo?” Y, tal vez podría hablarle del último estreno en cine, o de un documental sobre las tortugas gigantes de la isla Galápagos. Pero ¿esto en qué lo ayudaría? Pues en nada, pero al menos eso le haría menos daño que el manifestarle su incomprensión.

Y ahora hablando en serio, si realmente quiere ayudarlo, primero comprenda que los profesionales no le dieron el diagnóstico porque sí, y que su familiar no fue a buscarlo porque su vida era maravillosa tal cual estaba (o al menos, en esa área en particular sentiría incertidumbre). Luego, quítese sus ideas pre-establecidas sobre lo que es el Asperger: la mayoría son erróneas.

¿Quiere saber cómo es realmente una persona con Asperger? Pregúntele a su familiar, él está intentando explicárselo.

Acerca de la autora:
Analia Infante
La Plata, Buenos Aires, Argentina.
Adulta con Asperger, madre de un niño también dentro del espectro del autismo.
Escritora de cuentos, relatos y artículos.
Creadora de la página “Maternidad Atipica


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s