¿Alinean los niños con autismo sus juguetes siguiendo patrones matemáticos?

Print Friendly

Foto: Nancy Price

A raíz de la serie televisiva Touch nuevamente se ha puesto de relevancia la práctica llevada a cabo por niños con autismo de todo el mundo de alinear y apilar sus juguetes, de hecho, esta acción se considera una señal de alerta para la detección del autismo. Bien, con motivo del día mundial del autismo 2011, Nancy Price, publicó unas fotos de su hijo Quinn y sus juguetes, apareciendo en el pie de la fotografía un referencia directa a la Sucesión de Fibonacci y la equivalencia con el patrón de alinear los objetos que tiene el niño. En la serie Touch (Que es posterior a la citada fotografía) también se hace referencia en el primer capitulo a la famosa Sucesión de Fibonacci y los patrones numéricos. La serie Touch se basa en la vida de un padre (Martin Bohm) y su hijo (Jake Bohm) con autismo, el cual tiene unas capacidades numéricas que rayan lo adivinatorio.

Muchas familias nos han hecho llegar su interés por saber si realmente sus hijos, por el mero hecho de alinear sus juguetes según determinados patrones, tendrán también habilidades prodigiosas para las matemáticas u otras capacidades extraordinarias. Hemos visto una inmensa cantidad de fotografías de juguetes y objetos de todo tipo alineados o apilados de forma espontánea por niños con autismo. Y efectivamente en todos los casos hay un patrón común, y es precisamente el hecho de alinearlos o apilarlos. En cuanto a su relación con aspectos de prodigios matemáticos o similares, no podemos aseverar nada, tan solo que hay algunos casos donde sí existe un patrón determinado y otros en los que no. La mayor repetición de patrones de ordenación que hemos observado se da por colores y la segunda por geometría, y a veces mixtos, colores y formas. En algún caso la disposición de los juguetes o los objetos coincide con determinadas figuras geométricas que a su vez están relacionadas con complejas formulas matemáticas. Pero curiosamente estas figuras forman parte de diseños naturales como la espiral de la cáscara de un caracol (Que por cierto es usada por Fibonacci), es decir, que son patrones geométricos que están por doquier.

¿Y qué conclusiones hemos sacado?

Pues que no parece existir ninguna relación con prodigiosas mentes matemáticas, si no más bien con una forma especial de ver. Sobre este particular ya hemos hablado en Autismo Diario, al respecto de la disfunción visual en el autismo, y también está fuertemente relacionado con el propio desarrollo del niño con autismo. Otro de los aspectos relevantes es que ese alineamiento de juguetes u objetos desaparece en casi todos los casos con el tiempo, generalmente a medida que el niño va desarrollando habilidades, por ejemplo de juego simbólico. Por tanto, más que una habilidad extraordinaria estamos precisamente ante lo contrario, es decir, un déficit en el desarrollo del niño.

Es cierto que existen determinados modelos muy similares entre la forma de alinear los juguetes, pero también existen formas muy similares de jugar de un niño de 5 años de Nueva York con otro de 5 años de Nairobi cuando les das un camión de juguete, y nadie busca en esas similitudes aspectos extraordinarios, sino un desarrollo normal del proceso de adquisición de habilidades del niño. Las similitudes de un niño con autismo de 5 años de Buenos Aires con otro de 5 años de Madrid, también con autismo, existen en la misma medida. De hecho se diagnóstica en base a patrones de conducta. Hay una serie de conductas que son comunes a los niños con autismo, de la misma forma que hay una serie de conductas comunes a niños que NO tienen autismo.

Espiral basada en la sucesión de Fibonacci. FEAPS lo usa en su logotipo

Esto no es obviamente el resultado de una concienzuda investigación, pero sí he podido adverar que este tipo de conductas son extremadamente comunes, que la forma en cómo alinean los juguetes suele coincidir también con fases en el desarrollo del niño, donde precisamente se puede advertir que esa forma de “jugar” es sencillamente un indicador de que algo no va bien. Sabemos que muchos niños con autismo tienen una forma muy focal de mirar, y el hecho de alinear objetos implica una forma del niño de mirar esa progresión lineal, esto también se observa en patrones relacionados con el agua. En el artículo sobre el Trastorno del Procesamiento Sensorial también abordamos estos aspectos en más profundidad.

Como conclusión, alinear juguetes es un indicador de que algo no anda bien. Es mejor no dejarse llevar por aspectos que otorguen al niño capacidades prodigiosas y que hagan el niño parezca menos malo. Es muy normal que se creen ciertos mitos sobre capacidades extraordinarias que puedan dulcificar el trastorno que tiene el niño, pero esa postura no ayuda a trabajar en la línea de que esas presuntas capacidades extraordinarias desaparezcan. Alinear juguetes es un síntoma más de autismo, no de ser un genio, las series de ficción son eso, ficción. Debemos pues centrarnos lo más posible en humanizar las conductas de nuestro hijo, potenciar sus fortalezas para poder mejorar sus carencias. Alinear o apilar está relacionado con déficits en el juego simbólico, con problemas sensoriales y de comunicación. Trabajar para resolver esas carencias es lo correcto y lo necesario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s