La dislexia y el autismo

Print Friendly

dislexiaHace un mes tuve la oportunidad de realizar una presentación en una conferencia sobre Dislexia y Talento organizada por Brock y Fernette Eide. La conferencia contó con la participación tanto de investigadores en el campo de la dislexia como también de personas con dificultad para la lectura. La mezcla de los asistentes ayudó a proporcionar una perspectiva única sobre los diferentes aspectos de la dislexia. Yo he descrito anteriormente diferencias en la anatomía y fisiología de ambas condiciones, incluyendo; tamaño del cerebro, cómo se asignan los diferentes compartimentos de la materia blanca del cerebro, y patrones de ondas cerebrales. En esencia, los cerebros de individuos con autismo hacen hincapié en conexiones cortas dentro del cerebro a expensas de las más largas. Los cerebros de personas con dislexia, por otro lado, hacen hincapié en conexiones de larga distancia a expensas de las más cortas. Se sugiere que en esta diferencia básica en los patrones de conectividad subyacen diferencias igualmente prominentes en estilos cognitivos (ver: corticalchauvinism.wordpress.com/2013/05/06/dyslexia-attention-deficity-hyperactivity-disorder-and-autism/ ).

El asistir a la conferencia me hizo darme cuenta de que, a pesar de las diferencias cerebrales anatómicas y fisiológicas, tanto las personas con dislexia como individuos dentro del Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) enfrentan dificultades similares. Creo que muchos de los problemas expresados por individuos con dislexia en la conferencia se han expresado de manera similar por los que están dentro del espectro del autismo. Entre muchas similitudes, una proporción significativa de individuos con dislexia: ven a su condición como una mezcla de habilidades y debilidades, están haciendo intentos para redefinir la condición, y han propiciado un impulso educativo basado en destacar la formación de “habilidades” propias de la condición en lugar de las debilidades. La suposición subyacente es que, de la manera en que se entrenan las fortalezas, las debilidades también mejoran. Este nueva paradigma de la educación hace que el aprendizaje sea más fácil y más interesante.

Tom West autor de hoja perenne que escribió “In the Mind’s Eye”, y él mismo con dislexia, subrayó cómo la dislexia le hizo un pensador visual. En una vuelta a “Thinking in Pictures” de Temple Grandin, Tom afirma que las nuevas avenidas de la ciencia que realizan en el trabajo creativo se hacen a través de métodos y tecnologías visuales (tema de otro de sus libros: “Thinking like Einstein”).

Tom dijo que las personas con dislexia son visionarios. Las máquinas se han hecho cargo de la insipidez del trabajo repetitivo dejando abierto el campo a los pensadores visuales. En efecto, él y otros desafiaron algunas presunciones dentro de la neurociencias. Entre ellas se encuentra una generalización que condena a que todos las personas con dislexia sean malos estudiantes. El nuevo paradigma en la neurociencia es el del circuito único: que los diferentes tipos de aprendizaje (auditivo o visual a modo de ejemplo) requieren diferentes circuitos. Uno puede ser bueno en uno y no el otro tipo de aprendizaje. Incluso cuando usted es un lector lento, hay un amplio margen para la mejoría.

Blake Charlton uno de los ponentes en el congreso publicó recientemente un artículo en el New York Times. De acuerdo con el artículo: “… Afortunadamente, el humor y el trabajo duro resultó una buena estrategia. También fueron de utilidad unos padres mañosos. A menudo me leían en voz alta a mí y, dándose cuenta de mi pasión por las novelas de fantasía, se detenían en el punto más emocionante en un capítulo – y luego dejaban el libro en mi habitación caso de que yo quisiese leer el mismo”. Blake es el autor de la novela “Spellwright” y “Spellbound”. Desde este mes de junio va a ser residente médico de medicina interna en la Universidad de California en San Francisco.

Algunas personas con autismo (así como algunas con dislexia) tienen déficit de atención. En el autismo, Murray y otros han sugerido la teoría del monotropismo (o “túnel de atención”) en la que los individuos afectados aparentemente procesan todo a través de un solo circuito o modalidad sensorial en un momento dado. Las personas con autismo son malas para la multitarea. Las personas con dislexia parecen haber desarrollado sus propios circuitos preferenciales para el aprendizaje, pero en su caso se destacan en la multitarea.

Las personas con autismo y/o dislexia no son individuos unidimensionales. Durante las últimas décadas, la comunidad médica ha tratado de colocar a los mismos en cajas preconcebidas para la definición clínica. Esto se ve más claramente en el reciente desastre que rodea el DSM-5 para la definición del autismo. El problema de las etiquetas es que las expectativas fácilmente recaen en resultados negativos. Lou Salza, uno de los asistentes a la conferencia, publicó un blog en el que afirma que hay un corto paso entre la “dificultad de aprendizaje” y el termino “estúpido”.  Lou también dijo: “¿Es un regalo? Esta es una pregunta difícil, … un niño con dislexia que recibe como regalo un libro, quiere encontrar el servicio de cambio! … Dadas las complicaciones de las condiciones reales y potencialmente debilitantes de la condición social y económica de una persona, el enigma de regalos o fortalezas dentro de la discapacidad nos pone cara a cara con el desafío fundamental que enfrentan todas las escuelas de nuestra nación “.

Se dice que alrededor del 15 al 20% de la población estadounidense tiene o ha tenido algún tipo de dificultad lectora. Las cifras de prevalencia, tanto para TEA y la dislexia son, pues, sorprendentes. Son problemas mayores de nuestra sociedad. Además, las personas con TEA o dislexia han sido víctimas del sistema educativo. Todo el mundo está de acuerdo en que la intervención temprana es clave para mejorar los resultados, sin embargo, ni los individuos con TEA ni con dislexia están recibiendo la educación que merecen y necesitan.

Brock y Fernette Eide dijeron: “Uno de los retos en la prestación de enseñanza apropiada siempre ha sido que la tutoría intensa cara a cara es muy costosa porque es muy laboriosa. Cualquier solución que espere lograr un cambio a gran escala a un precio asequible va a tener que superar este problema “personal” – y casi inevitable que significa la tecnología. Las herramientas tecnológicas que pueden reducir en una parte del tiempo humano que se requiere para proporcionar la instrucción en la formación de habilidades básicas son simplemente esenciales, si los estudiantes están en la escuela pública, educados en el hogar o en las escuelas independientes. Me gustaría ver el que se reúnan los educadores y la comunidad de tecnología para crear herramientas de bienestar para todos los involucrados “.

Como una persona que ha hecho la investigación, tanto en el autismo como en la dislexia creo que hay mucho que aprender de unos y otros.

Esta y otras más informaciones de gran interés podéis leerlas en mi blog personal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s